[Opinión] “El pino se pone en la cancha”

2594


Fotografía: René Sáez

Un resumen de lo que fue la semana del Superclásico.

En realidad no se como exponer el tema, pero vamos…

Primero agregaré la misma frase de Guillermo Hoyos, que es una que nosotros usabamos en una actividad en la cual eramos muy insultados, incluso, por algunos que eran parte de ella, somos “Más azules que ayer y menos que mañana”.

Para algunos, tener clara tu fe, color político y futbolístico termina siendo motivo de escándalo y reproche, cuando debería ser al revés, porque vas de frente, sin mentiras, ¿cuántos de los que comentan en los medios, lo hacen a medias, por ese temor?

Más en detalle, la semana del superclásico, es una semana distinta, la programas desde el pitazo final del partido anterior y los azules la programaron incluso, desde el pitazo final del duelo entre Colo Colo y Universidad de Concepción, peor aún.

¿Alguien se acuerda como terminó ganando la U de Conce y como terminó ganando la U su partido de la semana pasada?

La mente es frágil, algunos, hinchas de la hinchada o hinchas del resultado, solo se quedaron con eso. La U estaba segunda en la tabla y Colo Colo más abajo.

¿Cómo se planifica la semana?

Los hinchas, ya el martes estaban atentos a no quedarse sin entradas. Banderazos y Arengazos prohibidos.

La semana seguía avanzado, algunos se quedaron con la frase motivacional de Herrera “¡Esta vez sí!”.

A mi me hicieron una apuesta, que claramente gané y varios me decían que era un pesimista, pero desde la fecha uno entregué argumentos para decir porque pasaría lo que pasaría.

Lorenzo Reyes, Beausejour, Pinilla, nuevamente Herrera, todos hablando de que esta era la oportunidad, ¿Se estaban preparando?, ¿Vieron realmente el duelo de la U de Conce?

Llega el viernes y luego de una semana de preguntas, le pregunto al profe, ¿Cómo ha estado la semana, como será el esquema de la U? De pasada le respondo a la periodista que dice que vamos a hacer un “coffee break” al CDA y que somos hinchas preguntando a todos, NO, no es así, sino el profe no me hubiese dicho el día que entregaba las empanadas que me calmase y en otras oportunidades que ha recalcado que mis preguntas son “filudas y filosóficas”.

Espero la respuesta del DT, respuesta que en realidad nunca llega y no solo a mi, a ninguno de los colegas y da lo mismo del medio que seas, partidario o no, inclusive para el de la colega que nos tiró el comentario, se lo puede preguntar cuando le toque hacer voz comercial en un partido junto con él.

Los hinchas azules, los del fútbol, siguen elucubrando como será el juego de la U y Colo Colo.

Hoyos, ¿Dejará a dos hombres en punta, entrará uno más en el mediocampo?, todo un misterio.

Llega el sábado, tanto el arengazo como el banderazo estaban prohibidos.

Llego al CDA con la persona que me hace la apuesta y seguimos pensando en el juego de mañana. Estaba lleno de carabineros, ¿saldría algún ministro, la presidenta? No, era la U, los hinchas querían apoyarla como ha sido la tónica durante años, para romper la maldición.

Lograron acuerdos y pudieron acompañar al bus ese día, aunque después, carabineros terminó retirando a los hinchas de mala manera del sector.

Llega el domingo y quizás cuantos no pudieron dormir pensando en el duelo, ¿Sería el último partido de Guede?, ¿Se acabará la maldición de la U?

En el estadio en un comienzo, todo en calma, avanzan las horas y se comienza a llenar, incluso en lugares donde Estadio Seguro tiene prohibido que haya público, por tener vías de evacuación, bla, bla bla, si hubiese sido en el Nacional, la sanción sería de inmediato.

Salen los equipos a la cancha y el césped de Pedrero estaba mojadísmo, ¿salió alguien de la U a ver eso?, nunca los ví.

Los jugadores azules despliegan un lienzo en apoyo a Leandro Benegas y los albos, saludan a su hinchada, mientras los extintores, tronadores y artificio llenan de humo Pedrero.

Los equipos se distribuyen en sus lados y comienzan piedrazos tanto para Herrera como para Orión, ¿Qué pasó señor intendente?

Comienza el partido y con lo anteriormente expuesto, las emociones y pensamientos de como se pararon los equipos.

Ya Valdés estaba rematando a la portería, avisaba Colo Colo, mal parados atrás, la U perdía todos los mano a mano.

Luego vino lo increíble, en 15 minutos, la U estaba 2-0 abajo en el marcador, además del tema defensivo, todos estaban metidos en el mediocampo, pero nadie sabía que hacer, ¿A donde mandamos la pelota?, ¿Quién estaba habilitado para hacer el descuento?, los jugadores se resbalaban por el estado de la cancha, todo a favor del los de Macul.

Minuto 33 y Pinilla marca un gol, ¿Ilusión en los azules?, puede ser, yo lo veía dificil, no imposible.

Pero llegó el tiro de gracia, Paredes pone el 3-1 comenzando el segundo tiempo, luego de eso, en realidad había que tener mucha fe para que algo cambiase, ni con Pizarro en cancha las cosas cambiarían, tampoco con un Lorezetti que jugaba cojo, algunos lo revientan, ¿Vieron las patadas que le daban?

Y la guinda nuevamente la puso Paredes, ¿Por qué cresta Vilches no le pone la pierna, se tira encima?, nada, lo vio, lo siguió y lo dejó anotar: 4-1.

Luego era escuchar las palabras de todos los que se atrevieran a hablar y dar píldoras para que los hinchas se quedaran tranquilos.

¿Alguien pensó en esos que estaban en Magallanes esperando por horas?

No se trata de mufas y peleas entre distintos azules o de lo que pueda decir una colega hincha de la UC y que quizás porque dijo lo que dijo, simplemente es la realidad de lo que sucedió esta semana.

Gracias por la foto, gracias por leer esto libro largo y malo.

La voz del hincha

Comentarios