Salah rayó la cancha en el estreno y Salas sostendrá hoy una charla con C.Heller

706

El nuevo técnico azul tuvo su primer mal rato ayer al constatar que los jugadores Waldo Ponce y Sebastián Pinto no llegaron a trabajar por haber perdido sus conexiones aéreas. Ambos recibirán hoy una dura reconvención del DT, quien además planteó que 15 minutos antes de la práctica las puertas del camarín se cerrarán y que no se aceptará a nadie con hálito alcohólico.

Avisaron, es cierto. Tanto el delantero Sebastián Pinto como el zaguero central Waldo Ponce advirtieron que no alcanzarían a acudir al primer entrenamiento dirigido por Arturo Salah debido a que una repentina neblina impedía que aterrizaran aviones ayer en Pudahuel.

Y no llegaron.

La situación molestó mucho al flamante estratega de los azules, quien durante su primera charla al mando del plantel de la U utilizó la situación para remarcarle las exigencias disciplinarias al resto de sus compañeros.

"No los dejaron entrar al avión, por desvío. Uno venía de Iquique y el otro de Brasil. Igual hablaré con ellos, porque es una falta de previsión", fue lo único que comentó el estratega.

Sus cercanos dicen que estaba realmente molesto. Y que no entiende por qué los dos futbolistas pretendían arribar a Santiago tan sobre la hora de la primera práctica. Por eso, hoy les hará sentir su malestar a los retrasados.

Eso también se los manifestó a sus compañeros, quienes se enteraron de propia boca del ex DT de Huachipato, Cobreloa, Colo Colo y la selección de sus estrictas normas de disciplina.

De partida, cuando falten 15 minutos para el inicio de cada práctica se cerrarán las puertas del camarín. Sin vuelta atrás. Los futbolistas que no hayan llegado a esa hora no tendrán derecho a entrenar.

En la U era norma ver durante los últimos años a futbolistas ingresando al vestuario segundos antes del inicio de las prácticas. Eso se acabó.

Tampoco se aceptará, como es natural, que ningún profesional llegue con hálito alcohólico a trabajar. La pena incluso podría ser la expulsión de la institución para el que incurra en la falta.

Hay más. Salah les hizo ver a sus pupilos que nadie tendrá trato especial. Y especificó que si la situación de Marcelo Salas no se resuelve en los próximos días, tendrán que buscar por otro lado.

"Aquí sólo estará el que quiera estar", les habría dicho a los jugadores de la U.

Públicamente, eso sí, sólo comentó que "se tiene que usar el sentido común y después de un par de charlas se verá si se pueden acercar las posiciones. Ojalá no pase del lunes. Si Marcelo llega, necesitamos acondicionarlo físicamente como corresponde lo antes posible".

Salah tuvo tiempo para una charla individual con Jorge Acuña. Le dijo que estaba en sus planes y que contaba con él para esta nueva etapa. El volante quedó feliz.

"Tiene contrato hasta fin de año y ha planteado que está muy motivado. Para él y (Francisco) Arrué fue un semestre muy traumático y quieren una revancha", reveló Salah.

¿Más refuerzos? Hoy debería zanjarse la contratación del uruguayo Javier Delgado (volante ofensivo, ex Nacional) y se sigue buscando un enganche y un delantero foráneos.

"También quiero ver en estos días las carencias, pero las urgencias están arriba y en la creación", reconoció Salah, quien quiere el plantel completo antes de partir a la pretemporada (el lunes).

POCOS

Por ahora, Arturo Salah dispone sólo de 14 jugadores profesionales. Se sumarían al menos cuatro más. Los demás son juveniles.

El próximo lunes, el plantel de Universidad de Chile viajará rumbo a La Serena para realizar una minipretemporada.

H. Pinto ya volvió a la U

Poco a poco se conforma el staff técnico que solicitó Arturo Salah para reconstruir a Universidad de Chile.

El martes se cerró el contrato del preparador físico argentino Marcelo Rosenblut -quien ya comenzó su trabajo en cancha y que fue alabado por los jugadores azules-, y ayer se ratificó el nexo con el ex DT del primer equipo Héctor Pinto.

El "Negro" dejó su lugar en Unión Española a Marcelo Espina para asumir la jefatura de las divisiones menores de los laicos, aunque recién iniciará sus nuevas labores la próxima semana.

Mientras, en la U cranean cómo salir del paso en los compromisos inmediatos de los cadetes. El fin de semana hay partidos y sólo están disponibles Cristián Mora y Hugo Vilches para comandar los seis equipos.

Cristián Romero, ayudante de Salah, podría dar una mano.

Salas pidió $ 22 millones de sueldo

Casi muertas. En ese estado quedaron las negociaciones para recontratar a Marcelo Salas en Universidad de Chile al escuchar las pretenciones económicas que el zurdo hizo a los regentes de Azul Azul.

El zurdo, apoyado por las ofertas que le hizo hace un mes la MLS estadounidense y una propuesta del fútbol qatarí, solicitó un sueldo cercano a los $22 millones para estampar su firma en la U.

Sus interlocutores casi se van de espaldas. Sólo estaban dispuestos a desembolsar poco más de $8 millones.

Por eso las conversaciones se detuvieron el martes, aunque fueron retomadas ayer.

Arturo Salah, ya está dicho, lo quiere como líder de su plantel. Pero no a cualquier precio. Por eso, esperará sólo hasta el fin de semana que el entuerto se resuelva.

Salas, por su parte, pidió una reunión para hoy con Carlos Heller para destrabar las negociaciones a la brevedad.

En Azul Azul, en todo caso, no se quieren hacer muchos problemas. Tienen un presupuesto establecido y no se saldrán de él.

"Si quiere terminar en la U, como ha dicho, tiene que adecuarse a la realidad. Nadie en Chile gana lo que él pide. Y viene de estar parado seis meses", dijo una fuente.

La voz del hincha

Comentarios