La historia no perdona: Chile cayó ante un implacable Brasil

612

La ilusión era grande para la ‘Roja’ en octavos del Mundial y hasta los 35′ se hacía un partido perfecto, pero el cabezazo de Juan arruinó todo y de ahí en más la ‘Verdeamarelha’ fue contundente para el 3-0 que acabó con la esperanza chilena en Sudáfrica.
Se dice que la historia está para romperse, pero cuando el peso de los antecedentes es demasiado grande, poco se puede hacer. La ilusión estaba para que Chile diera el golpe ante Brasil en octavos de final del Mundial porque en cancha habían demostrado que podían hacerlo, pero la ‘Verdeamarelha’ sacó a relucir su chapa de pentacampeón para un 3-0 inapelable.

El duelo se puede resumir en que Chile tuvo la pelota y la actitud, pero Brasil tuvo los goles… así de simple. Hasta los 35′ el duelo era perfecto de la ‘Roja’ porque a pesar de la arriesgada táctica de Bielsa de jugar sin Valdivia ni Fernández y un 4-3-3 bien marcado, el sacrificio chileno era encomiable.

Se había suplido bien la ausencia de un conductor gracias a un gran despliegue y movilidad en ataque donde Suazo se mostró bien, Beausejour hizo un gran trabajo por izquierda para no estorbarse con González y Sánchez por derecha contenía a los volantes de Dunga.

Pero cuando la ‘Verdeamarelha’ no lograba juntarse con demasiado peligro por el gran trabajo defensivo nacional -sobre todo de Fuentes y Carmona- vino un expediente que se descuidó y fue letal: el balón detenido. Un córner a los 35′ encontró inexplicablemente solo a Juan que fusiló de cabeza a Bravo.

Aún cuando la ventaja era mínima en ese momento se acabó el partido, porque si hay algo que sabe hacer bien Brasil gracias a su incomparable calidad técnica es el contragolpe y Chile quedó a merced de los talentos del ‘Scratch’.

ESFUERZO INÚTIL

Fue frustante ver al equipo nacional tocar la pelota, intentar llegar al arco rival y hacer fútbol con tanto esfuerzo, mientras que al otro lado los brasileños con dos o tres toques hacían daño. A los 38′ Luis Fabiano quedó habilitado por Carmona tras pase de Kaká y definió con clase para el 2-0 antes del descanso y el ánimo chileno  quedó por el suelo.

Los cambios llegaron muy tarde para la ‘Roja’. En el complemento entraron Valdivia y Tello para reordenar el esquema con un 3-3-1-3, mucho más clásico de Bielsa, pero con dos goles de ventaja los brasileños no sólo atacaban bien sino que se defendían con solidez ya que no estaban obligados a irse al ataque.

Salvo algún intento personal de Suazo que complicó a Julio Cesar dos veces, el juego colectivo de Chile nunca tuvo frutos en el área de los amarillos, que así descansaron con el correr implacable del reloj e incluso se dieron el gusto de anotar el tercero por intermedio de Robinho a los 62′.

Así se acabó el sueño. Un proceso que comenzó allá lejos en 2007 con la llegada de Marcelo Bielsa y que revolucionó el fútbol chileno para clasificar de forma brillante al Mundial y meterse en octavos de final mostrando un fútbol ofensivo, una cara distinta a lo que se había hecho históricamente.

Sin embargo, el peso de los antecedentes no pudieron ser rotos… España primero y Brasil después hicieron a la ‘Roja’ poner los pies sobre la tierra y ahora el trabajo estará en las manos de los dirigentes para darle continuidad a este proceso pensando en la Copa América 2011, y lo que asoma como el objetivo central y más difícil: conseguir a toda costa la continuidad de Marcelo Bielsa.

La voz del hincha

Comentarios