La mentira y la vergüenza tras el adiós de Galíndez

1200

«Tiene mucho miedo hasta de ir a entrenar. Es una situación muy lamentable», decía hace pocos días Rodrigo Abadie, representante de Hernán Galíndez. Uno supondrá, por lógica que este señor representa los intereses del jugador y también los transparenta.

Pues bueno, hoy la «U» y Galíndez sellan su salida. Tras semanas de supuestas amenazas que habrían comenzado por el caso de Byron Castillo, el portero vuelve a Ecuador. Semanas donde se apuntó al hincha azul ante el miedo de Galíndez quien incluso no podía ir al supermercado.

Pues bueno, hoy al fin habló Galíndez, a su manera, claro. Tras un teclado y sin dar la cara. «Debo aclarar también que no recibí amenazas ni me sentí en peligro, como se informó en medios de comunicación», argumentó.

El problema ahora era de nosotros, no de su representante que cada vez que pudo vociferó en contra de los hinchas de la «U».

Lo único cierto es que se va ante el temor de comer banca, por lo que quiso retornar a Ecuador para seguir sumando minutos, y estar cerca de su selección. ¿Tan difícil resultaba salir a hablar y decir la verdad? ¿Tan difícil era no ensuciar al hincha de la «U»?

Pues bueno, cada uno con su forma y su modo. Finalmente, lo de Hernán Galíndez fue una vergüenza.

La voz del hincha

Comentarios