Clark defiende la gestión de Sartor: «Nosotros no venimos a hacer una pasada»

350

Los cuestionamientos a la adminisrtación de Azul Azul, apuntan directamente a Tactical Sports-Sartor. El fondo de inversión que llegó a asumir la administración de la sociedad anónima y que se ha visto interperada por los directores disidentes.

Su labor es defendida por Michael Clark, quien preside Azul Azul, y en conversación con Cooperativa no solo explicó sus motivos, sino que también volvió a abordar los tres pilares que cree se deben combatir.

«Hay que ver por qué una entra, cuál es el proyecto, acá se mezclan cosas emocionales, personales, de negocios. A mi siempre me ha gustado la U y desde afuera, este equipo no andaba efectivamente bien dentro de la cancha. Antes que llegaramos pasó por un periodo muy largo donde se perdió dinero, un patrominio importante del club y una de las razones era cambiar eso. El plan es devolver a la U al nivel de prominencia que nunca debió perder y eso básicamente tiene 3 o 4 aristas», apuntó Clark.

En esa primera línea señaló a la billetera del club, donde argumenta que «nos dimos un plazo entre 12 y 24 meses para volver a tener una viabilidad financiera. Este club gastaba más de lo que ganaba y hubo que tomar medidas de mucho dolor, porque era gente que llevaba mucha tiempo en el club, y este proceso está por acabar. En uno o dos meses debiésemos ser capaces de anunciar que le daremos viabilidad financiera al club y volver a sanear las finanzas de la U».

En el segundo puesto estaba el «volver a tener un equipo competitivo», donde «teníamos que bajar el rango de edad, volver a darle importancia del fútbol formativo. Si pensamos en los números no estamos en la situación que queremos, hemos tenido mala suerte con hartas lesiones, sigue siendo un equipo en formación, más de la mitad del plantel son jóvenes formados en casa, y son apuestas que te pueden salir buenas o malas, creo que hay que hacerlas y darle tiempo al tiempo. Ahí tomamos la decisión de profesionalizar esta administración, contratamos una gerencia deportiva y tuvimos ciertos roblemas».

Y en tercer, y último lugar el «camino es el anhelo histórico de poder tener un estadio, que hoy pasa a ser una necesidad, porque hoy conseguir estadios se pone muy difícil, incluso ha habido un ensañamiento de autoridades, los partidos de la U son por lejos los más caros, y como una manera de asegurar la continuidad operacional del club, el club debe tener un estadio, y ese día el rendimiento deportivo subirá de manera considerable, por un tema de pertenencia y por ingresos».

Luego de su explicación lanzó una frase que ha generado cuestionamientos, ya que habló de que el club pueda volver a su gente. «Con esas tres patas de la mesa, ojalá este fondo que tiene pocos aportantes, pueda llegar a tener 30 mil aportantes. Llevar ese concepto que todo el mundo anhela, a que la U vuelva a ser de sus hinchas, que nosotros podamos abrir el fondo, que entren 25 mil, 30 mil, 40 mil hinchas y podamos tener la propiedad del club en la mano de sus hinchas, ese es el plan que yo veo para un futuro cercano», señaló.

Para complementar lo antes expuesto y lo que siempre se ha hablado sobre Sartor, Clark insistió que no vienen por un rato. «Nosotros no venimos a hacer una pasada, ese no es el norte, la U tiene necesidades más básicas como ordenar la casa, tener racionalidad financiera, los clubes como la U no debiesen tener deudas, tenemos ingresos predicibles, si uno es disciplinado y hace bien el trabajo, uno debiera tener una capa de gasto administrativo y un costo de plantel razonable a los ingresos que uno tiene, y ese margen ocupar para hacer inversiones en el club como proyectos especiales o potenciar tu plantel de jugadores. Intentar partir por el final es equivocado, hay que hacer el trabajo, generar valor, darle estabilidad en lo institucional, en lo deportivo, intentar avanzar en una casa propia y luego ver cómo se abre esto», cerró.

La voz del hincha

Comentarios