Columna de Lamen: Enemigo(s) al acecho

694

La semana pasada no fue la mejor para el fútbol chileno (No así para los fanáticos azules). Colo Colo, Audax Italiano y Universidad Católica no pudieron franquear la primera fase de la Copa Libertadores y dejaron a los criollos sin representantes en octavos de final de la cita continental por primera vez desde 2006 (Los albos no superaron el repechaje ese año; Católica y Unión Española, ambos campeones de los torneos de 2005

{mosimage}, quedaron en el camino en la etapa inicial). Más allá de la alegría que experimentó el pueblo azul, no hay que mirar en menos el fracaso de los santiaguinos. Quizás sea lo peor que podría haberle pasado al equipo laico: Que sus archirivales puedan usar constantemente a sus titulares y “prenderse” de lleno en la lucha por el torneo de Apertura.

       Por un lado, amerita comenzar con la mayor decepción: Colo Colo.

       Está claro que el equipo dirigido por Fernando Astengo apostó todas sus cartas a la participación internacional (Aunque los refuerzos traídos no estuvieron al nivel de un aspirante a campeón de América). Varios suplentes llenaron las planillas de los blancos durante casi todo el torneo nacional, lo cual los ha llevado a tener un rendimiento muy pobre (Casi eliminados de la lucha por la Copa Sudamericana). Pero la descalificación consumada ante los mexicanos de Atlas, por un solo gol de diferencia, ha abierto la puerta para los de Pedrero para sanar sus heridas y elevar el nivel mostrado hasta ahora. (Recordemos que en el 2000, Atlas también eliminó a los de la “U” en el pecho de la copa, pero por una diferencia de tres “dianas”). A no dejarse engañar. El clausura pasado mostró también a un equipo irregular, que fecha a fecha debía luchar con todo para sacar los triunfos. Pero en los “playoffs” se vio la jerarquía que posee el ex conjunto de Claudio Borghi. A no dormirse con el equipo de Astengo.

       Pasemos el homónimo católico.

       El otro elenco universitario corrió una suerte similar a la del campeón chileno. Requería únicamente una anotación más para eliminar al poderoso América mexicano (¿¿Alguna duda de que los del norte nos tienen como “hijos”??), pero el destino dijo otra cosa. El periplo foráneo terminó antes de tiempo para los de Carvallo, con una sublime tapada del portero azul crema, Guillermo Ochoa. Ésta es la tercera vez consecutiva que los cruzados no logran superar la fase de grupos. Pero, lo que llama la atención, es que el verdugo de la “U” esta fecha es uno de los líderes de la tabla general, la cual otorga dos cupos a la Sudamericana del segundo semestre. Ñublense de Chillán está prácticamente adentro, aunque cuatro equipos pelean codo a codo por la vacante restante (Audax, Católica, Universidad de Chile y O´Higgins). Los de la precordillera, al igual que los de Pedrero, cuentan con un plantel de mucho talento y, de la misma manera, deben ser un equipo a considerar en la fase final del Apertura 2008.

        Por último, la radiografía de quien quizás fue el cuadro con menos suerte de los representantes nacionales: Audax Italiano.

        Los de La Florida no lo tenían nada fácil. Integraban el grupo siete junto a los bicampeones tanto de Colombia, Atlético Nacional, como de Brasil, San Pablo, más el monarca paraguayo, Sportivo Luqueño. Sin duda fue de los tres chilenos el que peor sorteo tuvo. A pesar de esto, los adiestrados por Raúl Toro jugaron grandes encuentros, sacándoles un empate a los colombianos en Medellín y haciendo un gran partido ante los paulistas en el mismísimo “Morumbí”. Ah, y no hay que olvidar los triunfos ante estos mismos rivales en nuestra capital. Pero, a pesar de estas grandes presentaciones, los “Tanos” no pudieron batir a su némesis de la etapa: Luqueño. Ante los guaraníes salieron derrotados en ambas citas. La segunda terminó en escándalo: En la jornada final, los itálicos llegaban con serias aspiraciones de clasificar, pero cayeron ante el ya eliminado equipo azul y amarillo,  finalizando como sotaneros de la llave siete.

       Paréntesis en el tema: La semana pasada hablamos de la influencia de los medios en el pensar de los fanáticos y en la fama de los futbolistas. Publimetro, diario que usted lee constantemente cada mañana, en su edición del veinticuatro de Abril, fustigó notoriamente al cuadro floridano por el revés de cuatro goles a uno contra los paraguayos. Me pregunto ¿No merecía Colo Colo, el tetracampeón chileno y máxima apuesta de Chile para el torneo, la misma o quizás peor “caracterización” por parte de la prensa?

      Y por ahí dicen que el periodismo deportivo es imparcial…….

      Volvamos al tema que nos convoca hoy.

       Desde la implementación de los campeonatos cortos (Fase regular y etapa final de “playoffs”) en el 2002, sólo Cobreloa (Apertura 2003), Universidad Católica (Clausura 2005) y Colo Colo (Apertura 2006) han sido campeones luego de ser el equipo con más puntos en la fase inicial del certamen. La segunda mitad, ida y vuelta hasta llegar a un ganador, da para cualquier cosa.

       Así lo demostró la “U” en 2004, la Unión Española en 2005 y Colo Colo (Por más que nos duela) en 2007.

       El mensaje está enviado. Las estadísticas lo avalan: Las primeras diecinueve jornadas distan mucho de ser una brújula para buscar a la próxima escuadra en levantar la copa.

       Todo puede pasar, así que, a aquéllos que dan por muerto a Albos, Cruzados y Verdes: Piénsenlo otra vez.

       El tiro podría salirnos por la culata. Así como también podríamos estar celebrando en Plaza Italia el diecisiete de Junio………

La voz del hincha

Comentarios