Columna de Lamen: A 12 años de una actuación histórica

817

Mientras Colo-colo y la Universidad Católica se encuentran en plena participación en el torneo más importante de nuestro continente, la copa libertadores, en la memoria de los fanáticos de la Universidad de Chile todavía se mantiene fresco el recuerdo de ese extraordinario equipo de 1996, semifinalista de América y que tan solo por un error arbitral en el partido de vuelta contra el

{mosimage}campeón de esa edición, River Plate, no pudo disputar la final. El pasado sábado se cumplieron 12 años del inicio de la última gran participación azul en la palestra internacional, y tras las grandes actuaciones en la copa sudamericana tanto de cruzados, en 2005, como de albos, en 2006, la gran pregunta es ¿Cuándo nos tocará a nosotros?

Luego de detener la hemorragia de 25 años sin títulos con las estrellas obtenidas en 1994 y 1995, una nueva herida se ha abierto en los hinchas azules, cambiando la cifra de 25 a 12 en cuanto a años de sequía, pero esta vez, de éxitos internacionales.

El mágico torneo continental de 1996 comenzó el 22 de marzo con la victoria 2 goles a 0 contra la Universidad Católica. El grupo 4 incluyó a azules, cruzados y a Botafogo y Corinthians de Brasil. El equipo laico terminó esa fase como segundo de la zona con 10 puntos, detrás del líder Corinthians con 13, Botafogo con 7 y los de la precordillera con sólo 4 unidades. El conjunto entrenado por el argentino Miguel Ángel Russo consiguió los 9 puntos jugando como local y esperaba en segunda fase al peligroso Defensor Sporting de Uruguay.

En octavos de final, y al no sacarse ventajas chilenos y uruguayos, con un empate en el marcador global de 4-4 (3-2 en la ida para la ¨U¨ y 2-1 en la vuelta para los charrúas), la definición desde el punto del penal dio como vencedor a los santiaguinos por 7-6 con una sublime tapada de uno de los pilares de ese equipo, el arquero Sergio Vargas. Fue una de las definiciones desde los 12 pasos más reñidas que se recuerden en nuestro país. El próximo desafío sería el Barcelona de Ecuador.

Tras la victoria por 2-0 en el estadio nacional, y el empate a 1 gol registrado en Guayaquil, los chunchos se encontraban en una instancia histórica: Las semifinales de la copa libertadores. River Plate de Argentina esperaba en la etapa previa a la gran final.

Una vez consumado el amargo empate a 2 goles conseguido en el estadio nacional, Buenos Aires vio esfumarse el sueño libertador de América para los chunchos. Tras despilfarrar numerosas ocasiones de gol y verse perjudicados por un claro penal no cobrado a Esteban Valencia, los azules perdieron por 1 gol a 0 contra los argentinos. River llegaría a la final y derrotaría al América de Cali colombiano para consagrarse como monarca de América.

Ésta fue la última gran actuación internacional de la Universidad de Chile, con un equipo en el cual destacaban Sergio Vargas en la portería; Víctor Hugo y Cristián Castañeda, Ronald Fuentes, Luís Musrri, Leonardo Rodríguez, Esteban Valencia, Walter Silvani, Cristián Traverso y Marcelo Salas, entre otros. Sin duda, una generación dorada que injustamente perdió la oportunidad de lograr algo histórico para la institución, aunque muchos de estos baluartes gozarían más tarde con la gloria del bicampeonato de 1999-2000.

A partir de 1997, el equipo universitario prácticamente desapareció del ámbito internacional, logrando sólo 3 clasificaciones a copa libertadores (2000, 2001 y 2005), todas como campeón chileno, y un pasaje a la copa sudamericana (2005). Todo esto en una década.

El torneo del 2000, el primero luego de la hazaña conseguida en el 96’, fue un fracaso para las huestes azules, siendo apaleados en primera ronda por diferencia de goles con los mexicanos de Atlas. La zona también fue compartida con el verdugo de la última participación, River Plate, y Atlético Nacional de Colombia, colista de ese grupo 4.

Mirando hacia 2001, la palabra fracaso quedó pequeña ante la paupérrima actuación del equipo de la U en el pecho, terminando penúltimo en el grupo 2 por detrás de Palmeiras de Brasil, Cerro Porteño de Paraguay (Equipo que goleó 6-0 a los laicos) y sólo por delante de los peruanos de Sport Boys, conjunto ante el cual se cosecharon los únicos 4 puntos logrados en el torneo de ese año.

La marca conseguida en el 2005 fue una mejoría para los hinchas azules, dado que el equipo superó la primera fase en un grupo 3 compartido con San Pablo de Brasil (Eventual campeón ese año), The Strongest de Bolivia y Quilmes de Argentina.
La ilusión se desvaneció cuando el Santos Brasileño (Con Robinho todavía en sus filas) despidió a los chilenos del torneo con un marcador global de 4-2 (2-1 en la ida en Santiago y 0-3 en Brasil).

Hay que subrayar que muchas veces los azules han sido perjudicados por las bases del torneo.

En el año 1998, y luego de terminar como subcampeón del torneo nacional, el equipo laico no logró franquear la liguilla previa para acceder a copa libertadores, a pesar de que obtuvo más puntos en la tabla anual que Universidad Católica, quien finalmente se quedó con los boletos.

En 2002, los universitarios fueron el equipo que más puntos sumó en la tabla anual del apertura y del clausura (55), pero fueron nuevamente eliminados en la injusta liguilla de clasificación y Cobreloa  terminó disputando la edición 2003.

Llegado el 2005, y tras el cambio de reglas en cuanto al sistema de repartición de cupos a los torneos internacionales (en donde el primero y el segundo de la tabla regular del apertura irían a la sudamericana, y el líder de la clasificación del clausura ingresaría al repechaje de copa libertadores, acompañando a los campeones de los 2 torneos a la cita continental), la ¨U¨ volvió a quedarse con las manos vacías, a pesar de disputar la final del clausura y llegar más lejos que Colo-colo, quien llegó eventualmente a la repesca de la libertadores.

Por último, en el clausura 2007, tras lograr 45 puntos y escoltar al Audax Italiano en la tabla regular, los azules volvieron a ver la copa por televisión al ser eliminados en semifinales por Colo-colo, y más la combinación de resultados que eliminó a los itálicos a manos de la Universidad de Concepción, el cupo Chile 2 nuevamente dio a parar a los cruzados, que lograron una floja marca en el torneo de clausura, pero deben su clasificación a ser subcampeones del apertura. Un tema similar ocurrió en el 2006, donde la ¨U¨ fue vicecampeón del apertura, pero ¨misteriosamente¨ no logró entrar a la libertadores como lo hizo Católica en 2007. En vez de eso, el cupo Chile 2 fue dado a  Audax, finalista del clausura de ese año, y al repechaje fue Cobreloa, ganador de las 20 fechas regulares del clausura.

Actualmente, el equipo de Arturo Salah se encuentra entre los líderes de la fase regular del torneo y, de mantenerse así, sacaría pasajes directos a la copa sudamericana, primera experiencia internacional desde el ya mencionado año 2005.

Un equipo tan grande como la Universidad de Chile no puede darse el lujo de pasar desapercibido en el ámbito extranjero y ver como sus máximos rivales, Colo-colo y la Universidad Católica, progresan fuera de la patria. El plantel se encuentra entre los más ricos del país y se merece, sin dudas, una oportunidad de brillar, tal como lo hicieron cruzados y albos en 2005 y 2006, respectivamente.

Miguel Pinto, Manuel Iturra, Marco Estrada, Christian Martínez, Emilio Hernández, Pedro Morales, Manuel Villalobos y por supuesto, el único sobreviviente de la hazaña de 1996, Marcelo Salas……..talento innegable que espera ansioso su momento de brillar más allá de nuestras fronteras, o , mejor dicho, más allá del horizonte.

 

 

 

La voz del hincha

Comentarios